Cómo conservar un vestido de novia en buen estado

publicado en: Mantenimiento, Vestidos de Novia | 0

Aunque los tiempos están cambiando en cuanto a la preservación de los vestidos de novia que ya no suelen ser heredados de madres a hijas, son muchas las novias que todavía se decantan a guardar su vestido como recuerdo y debido a la delicadeza de su confección, se requieren algunas pautas especiales para garantizar la prolongación de su tiempo de vida útil todo lo que se pueda.

Las últimas tendencias en bodas como por ejemplo, trash the dress, que consiste en hacer un reportaje postboda en escenarios extremos donde el vestido de novia puede resultar dañado, ha cambiado el concepto de conservación ancestral en el que los vestidos de novia pasaban de una generación a otra o se guardaban de recuerdo, igualmente resulta importante aprender a conservar el vestido en las mejores condiciones para que se vea igual que durante el primer uso si decides volver a ponértelo, venderlo, o pasárselo a tus hijas.

El método de conservación es indiferente, aunque a largo plazo las cajas ofrecen mejores resultados porque permiten que el vestido permanezca más holgado y se formen menos arrugas, no obstante, para evitar que éstas aparezcan también podemos colocar papeles de seda en los pliegues más importantes para evitar que se estropeen.

Antes de guardar el vestido en su almacenamiento definitivo, es recomendable llevarlo a una tintorería para que le den una puesta a punto. El vestido de novia es una prenda muy delicada que debe ser lavada profesionalmente con productos especiales.

Tampoco hay que esperar demasiado para lavar el vestido de bodas tras la ceremonia. Con una o dos semanas es suficiente para evitar que la suciedad y los olores que se hayan podido impregnar se adhieran demasiado y se tengan que usar productos más abrasivos para eliminarlos.

La forma de doblarlo también influye en la manera en que se conserva, para garantizar los mejores resultados, coloca las mangas plegadas por detrás y la parte de abajo dóblala hacia arriba colocándola sobre el corpiño.

Antes de colocarlo en la caja, envuélvelo en muselina de algodón o cualquier otro material transpirable, conservará mejor el material preservándolo de la humedad. Para una mejor conservación, también es recomendable resguardarlo de la luz y las temperaturas extremas.

Esperamos que estos consejos para conservar un vestido de novia te resulten de utilidad para mantener tu indumentaria de bodas a lo largo del tiempo como si fuera nueva.

Dejar una opinión